Campaña internacional para sancionar prácticas de tortura contra LGBTs

Únanse a la Fundación Causana y a una coalición de otros grupos de Lesbianas, Gays, Bisexuales, y Transgéneros para solicitarle al Ministro de Salud de Ecuador que investigue y cierre inmediatamente las 200 “clínicas para ex gays” que todavía siguen abiertas a pesar del apoyo público a su cierre y de las historias informadas acerca de torturas y abusos. Ecuador es el hogar de más de 200 clínicas para “ex gays” que matan de hambre, abusan y torturan a los pacientes en un esfuerzo por volverlos heterosexuales. 

A pesar de que este año se cerraron más de 30 “clínicas para ex gays”, todavía permanecen abiertas cientos de ellas. Estas clínicas que proclaman que “curan” la homosexualidad disminuyeron su popularidad en años recientes, pero todavía siguen siendo una realidad horrorosa para muchos. Los pacientes que escapan informan casos de abuso físico y psicológico que incluye amenazas verbales, encadenamientos, días sin comida, abuso sexual y tortura física. 






Lesbians Escape From Ecuador's “Ex-Gay” Torture Centers


OCTOBER 07 2011 2:05 PM ET

While LGBT folks in the U.S. deal with religious institutions that encourage so-called reparative therapy, antigay advocates in Latin America are taking that quest to a much darker level. For the past decade, lesbians in Ecuador have been forced into what they call torture camps aimed at making them straight.
When Paola Ziritti was 24, her parents sent her to a “forced confinement” clinic in Quito, the capital of Ecuador, where — unbeknownst to her parents — she experienced “battering, sexual abuse, deprivation of all kinds, and constant [ridicule],” according to Anne Vigna in the French magazine Tetu. 

It took over a year for Ziritti’s mother to free her from the torture, and another six months of “real psychological treatment ... to try to recover from his ‘cure against homosexuality,’” said Ziritti, who was the first woman to agree to file a complaint against these treatments. Her testimony was crucial in helping to close the clinic that tortured and humiliated her — and others like it, said Tatiana Velasquez, from the lesbian organization Taller de Comunicación Mujer. Activists got the government to close 27 of these “treatment centers” in August, but there are still 207 clinics of this type, said Velasquez. “For 10 years we have been aware of 30 cases of lesbians,” she said. Those are just the escapees, the un-reformed, so to speak.

In September two lesbians who escaped from two different clinics filed complaints. The international feminist organization CLADEM urged Ecuadorian officials to instigate “a serious investigation into these illegal and degrading practices and the closure of these centers.”

These clinics have also imprisoned gay, bisexual, transgender, and cross-dressing people, to a lesser extent than lesbians, “probably because they get to leave the family earlier than girls,” said Velasquez. “The girls have all told the same thing: They are threatened with rape or raped, handcuffed, starved and forced to dress like prostitutes.”
Now human rights activists and Ecuadorian officials seem to be paying closer attention to the issue.

Read more at Tetu. Or watch this Spanish-language video which details some of the supposed “ex-lesbian” rehabilitation.


Why 200 Lesbian Torture Clinics Are Still Operating in Ecuador

Posted: 11/11/2011 12:01 am

In the country of Ecuador, nestled among tropical rainforests, sandy beaches, and cosmopolitan cities, there are more than 200 clinics where LGBT men and women are sent to be "cured" of their homosexuality. The clinics claim this "cure" is accomplished through "intense rehabilitation." But Ecuadorians are telling a different story -- that widespread physical torture and psychological abuse are part of the treatment.
Ecuadorian activists are using online advocacy platform Change.org to speak out against the 200 remaining torture clinics that exist throughout Ecuador. Activists launched acampaign on Change.org earlier this month and have already garnered support from over 80,000 people in 124 countries.
While these clinics operate under the guise of drug rehabilitation centers, the public is generally aware of their existence, and it is unfortunately not uncommon for conservative families to send their children to the clinics in an effort to reverse their homosexuality. What is not publicly known, however, is that these clinics practice torture and sexual abuse in order to cure homsexuality.
The silence is being broken as victims are beginning to speak out. In the past six months, numerous patients have escaped clinics and are coming forward to press charges and speak publicly about their experience. One such prominent voice is that of 24-year-old Paola Ziritti. Paola's parents knew they were sending her to a forced-confinement clinic, but they had no idea how awful it would be. Once Paola's mother realized what she'd done, she tried to get her daughter back, but the clinic said no. The process to free Paola took a year. "I spent two years in one such facility and for three months was shackled in handcuffs while guards threw water and urine on me," said Paola, who describes numerous accounts of physical and sexual abuse during her "rehabilitation." "Why is the clinic where I suffered still open?"
Ziritti was the first to speak out and also to file a formal complaint against the treatment centers. Since she went public with her story, it has encouraged others to do the same, and in September two other victims came forward. Fundación Causana hopes that these women's stories will encourage others to speak out.
But it is not just former victims who are speaking out. A coalition of leading Ecuadorian women's rights organizations, such as Fundación Causana, Taller de Comunicación Mujer, and Artikulación Esporádika, are standing up against these clinics. They launched acampaign on Change.org, demanding that the Ecuadorian government investigate reports of abuse. They say that the time has come to stop the torture of LGBT people under the guise of treatment, and for Ecuador to start respecting the basic human rights of all citizens, regardless of their sexual orientation.
Since the campaign was launched a little over a week ago, it has gained international attention and widespread support. Over 80,000 supporters from 124 countries have signed their name to the Change.org petition, calling Ecuadorian Minister of Health Dr. David Chirboga Allnut to investigate and close the clinics.
Fundación Causana's leading advocate, Karen Barba , is speaking up about the clinics. "The Ecuadoran government must stop turning a blind eye and wake up to the horrific reality of these torture clinics," says Barba. "There are estimates of 200 clinics or more still in business. That means that there are likely hundreds of thousands of women and men being tortured and sexually abused on a daily basis. The perpetrators of these clinics are not only getting away with obscene human rights abuses; they are actually profiting off them. We are inspired to see over 80,000 people support the campaign on Change.org, and we will not stop until each and every clinics has been closed."
Fundación Causana believes that we are making progress. What used to be a dark secret has now become a rallying cry for an international call to action. Ecuador has demonstrated its sensitivity to international pressure and has already closed 30 torture clinics. With the backing of 80,000 people on Change.org, Fundación Causana has international support in calling for the closure of all remaining clinics. The international LGBT community is waiting for Ecuador to protect LGBT rights at home and, in doing so, take a positive step forward for LGBT rights worldwide.
Support Fundación Causana, Taller de Comunicación Mujer, and Artikulación Esporádika and add you voice to the growing number of people worldwide calling on Ecuador to investigate and close all remaining torture clinics.

75,000 demand Ecuador shut down lesbian torture clinics
From a news release


WASHINGTON, DC — 80,000 people in over 124 countries have joined an explosive campaign on Change.org calling on Ecuador's Minister of Health to investigate and close more than 200 "ex-gay clinics" that allegedly use torture techniques turn homosexuals straight.
Fundacion Causana, Taller de Comunicacion Mujer, and Artikulacion Esporadika, a coalition of leading Ecuadorian women's rights activists, is leading the campaign on Change.org after working with females who have escaped what they call "torture clinics." Many of these women cite widespread physical and psychological abuse including verbal threats, shackling, days without food or water, sexual abuse, and physical torture.

"The Ecuadorian government must stop turning a blind eye and wake up to the horrific reality of these lesbian torture clinics," said Karen Barba, director of Fundacion Causana. "There are estimates of 200 clinics or more still in business, many of which pose as drug rehabilitation centers. That means that there are likely hundreds or thousands of women and men being tortured and sexually abused on a daily basis."

"The perpetrators of these clinics are not only getting away with obscene human rights abuses, they are actually profiting off them," Barba continued. "We are inspired to see over 80,000 people support the campaign on Change.org and we will not stop until each and every clinic has been closed."

Fundacion Causana is calling on Dr. David Chirboga Allnut, Ecuador's minister of health, to investigate and close the clinics. More than 80,000 people from around the world have joined the organization's campaign on Change.org, the world's fastest-growing platform for social change.

"The fact that Fundacion Causana has managed to bring international attention to this local issue is incredible," said Change.org Organizing Manager Emilia Gutierrez. "With very little resources and only an internet connection, Fundacion Causana has managed to recruit more than 80,000 supporters from 124 countries. Change.org is about empowering anyone, anywhere to demand action on the issues that matter to them, and it has been incredible to watch Fundacion Causana's campaign gain such widespread support."

Documento con fecha miércoles, 25 de enero de 2012Publicado el miércoles, 01 de febrero de 2012.
Autor: Cristhian Reyes.Fuente: Radio Sucre - Ecuador.
El Ministerio de Salud Pública de Ecuador investiga el caso de tortura de personas gays y lesbianas en “clínicas clandestinas”. La indagación ha terminado con la clausura de varias de esas casas de salud y después de que más de 100.000 personas impulsaron y respaldaron una campaña online en el portalwww.change.org.

La Fundación Causana, una coalición de destacadas activistas de los derechos de la mujeres en Ecuador, iniciaron la campaña en Change.org después de trabajar con mujeres que habían escapado de lo que llaman "clínicas de tortura". Y es que muchas de estas mujeres han denunciado abusos físicos y psicológicos generalizados incluyendo amenazas verbales, constreñimiento con cadenas, días sin comida ni agua, abusos sexuales y tortura física.

"Tras años de campañas sobre las clínicas de rehabilitación que afirman curar la homosexualidad, el gobierno ecuatoriano se ha comprometido a luchar contra la creencia de que la homosexualidad es una enfermedad," dijo Karen Barba representante de la Fundación Causana.

"Utilizando Change.org, logramos conseguir esta victoria en favor del cierre de clínicas de tortura de gays y lesbianas”, dijo Barba.

El ex ministro de Salud, David Chirriboga, previo a su dimisión, había anunciado que el Gobierno investigará y cerrará todas las clínicas de tortura en el país, y se lanzara una campaña a nivel nacional de sensibilización contra la homofobia y se desarrollara una línea de crisis para las víctimas.

"El Ministerio de Salud Pública, el organismo rector del sector de salud de Ecuador, se ha comprometido a reforzar las medidas y las instituciones que contribuyen a la erradicación de prácticas abusivas como el supuesto tratamiento de la homosexualidad", dijo Chirriboga.

"El gobierno ecuatoriano rechaza tales prácticas al considerarlas criminales y en conflicto directo con las libertades individuales concedidas a todos los ciudadanos”, adicionó.

Chiriboga fue reemplazado por Carina Vance, ex directora ejecutiva de la Fundación Causana y respetada activista de los derechos de los gays en Ecuador.

Bajo el liderazgo de la actual secretaria de Estado, ya se han llevado a cabo tres intervenciones en el área de Quito, y decenas de mujeres han sido rescatadas.

"El crecimiento y el exitoso final de la campaña de Fundación Causana en Change.org es increíble," dijo Emilia Gutiérrez, responsable de campaña de Derechos Humanos de Change.org.  

"Después de luchar durante diez años para cerrar estas clínicas, fue una petición de Change.org con más de 100.000 seguidores en todo el mundo la que inclinó la balanza. Ver a las mujeres de la Fundación Causana lograr esta gran victoria ha sido una experiencia de gran empoderamiento", mencionó Gutiérrez.

En Ecuador, gays denuncian clínicas para cambiar su orientación sexual

Algunas utilizan la violencia y la tortura. Jóvenes son obligados por sus padres a internarse.

Documento con fecha viernes, 20 de enero de 2012Publicado el miércoles, 01 de febrero de 2012.
Autor: Redacción.Fuente: El Tiempo - Colombia.
En Ecuador la homosexualidad es una "enfermedad que puede curarse", o al menos eso es lo que prometen clínicas ilegales que aceptan a jóvenes, normalmente internados a la fuerza por sus padres, según autoridades y colectivos de gays.
Ese fue el caso de Ana, quien no quiso dar su nombre real, una joven de 21 años cuya madre la ingresó en una clínica porque es lesbiana, con la esperanza de que expertos lograran cambiar su tendencia sexual y dejara a su novia, Marta, de 23 años, quien también pidió no revelar su identidad.
Su caso no es único, la Directora General de Salud de Ecuador, Carmen Laspina, indicó haber recibido denuncias de personas homosexuales "que las han secuestrado" y llevado a ese tipo de clínicas.
La Fundación Equidad y Género, una organización no gubernamental, tiene anualmente cerca de 15 denuncias de personas que han sido internadas contra su voluntad en alguno de estos centros, donde son "víctimas de maltratos", como tratamientos con "electricidad o la privacidad de comida y descanso", según su portavoz, Efraín Soria
En este sentido, Laspina subrayó que en estos centros a veces se usan métodos violentos, como demuestra el caso de "una chica lesbiana que fue violada, además de gays o travestis que les cortaron el pelo o les extrajeron líquido de las prótesis de sus senos".
La práctica violenta en estas clínicas es algo normal, pero por suerte no fue así con Ana, quien relató que en el centro se levantaba cada día a las siete de la mañana, aseaba la casa y se pasaba la mayor parte de la jornada "sin hacer nada".
"No hacíamos ninguna terapia y el psicólogo sólo venía dos veces a la semana, pero rezábamos cada día", manifestó la joven, quien espetó que "por suerte" la clínica "era muy poco seria" y no la trataron con violencia.
La Constitución ecuatoriana, aprobada en el 2008, es la primera en la historia de este país que reconoce los derechos de los homosexuales, por lo que Laspina enfatizó que estas clínicas están "fuera de la ley, de los derechos humanos y de la Constitución".
La Directora General explicó que las clínicas se esconden tras centros de drogodependencia, que para el Estado es difícil controlar porque son privados.
El ministerio cree que el problema es mayor de lo que refleja el número de quejas que recibe, porque normalmente "son los padres quienes ingresan a sus propios hijos" y ellos no quieren denunciar a sus progenitores, según Laspina.
Este es precisamente el caso de Ana. Marta consiguió que la Fiscalía dictara medidas cautelares que impiden a la madre de Ana acercarse a ella, pero la víctima no quiso denunciar a su progenitora, quien podría ir hasta la cárcel por secuestro.
Ana recuerda con dolor que, hace unos meses, una mañana su madre le dio algo "amargo de beber" y le "empezó a entrar sueño". "De repente entraron cinco personas a casa, dos hombres y tres mujeres, que me dijeron que eran de la Interpol", aseveró.
Le comunicaron que venían a buscarla porque tenían fotos de ella y de su novio vendiendo droga, pero Ana no tenía una relación sentimental con ningún hombre, sino con una mujer.
"Fuera no había ninguna unidad de la entidad, había un taxi y todos iban con camisas blancas, sabía que me estaban capturando por mi orientación sexual", resaltó la joven.
Llevaron a Ana a una clínica, donde le reconocieron que su madre la había ingresado por ser lesbiana. Allí no había ninguna chica más como ella, las otras internas tenían problemas con las drogas o el alcohol.
Al segundo día, logró llamar a escondidas a Marta, quien a partir de entonces empezó una lucha en todas las instituciones judiciales y al cabo de un mes consiguió sacar a Ana del centro.
Le costó mucho porque "la discriminación estaba en todos lados", pues no les querían ayudar por "ser lesbianas", afirmó Marta.
Laspina resaltó que en Ecuador aún se tiene que trabajar mucho en todas las instituciones "para que se respeten los derechos humanos" y "para que exista una tolerancia a la diferencia", incluso en el seno de la propia familia.

Ecuador investigará supuestas clínicas que ofrecen curar la homosexualidad

Documento con fecha jueves, 26 de enero de 2012Publicado el miércoles, 01 de febrero de 2012.
Autor: Redacción.Fuente: El Universo - Ecuador.
El Ministerio de Salud informó este jueves que investigará las denuncias de centros que ofrecen clandestinamente tratamientos para supuestamente curar la homosexualidad, en los cuales se ha sabido se cometen abusos y vejaciones contra los "pacientes".

David Troya, un asesor de la ministra de Salud, dijo que "estamos totalmente en contra de los centros donde se ofrece tratamientos de deshomosexualización, vamos a tomar las medidas necesarias de forma firme y drástica en cuanto a este tema".

Destacó que "no solamente vamos a estudiar ... sino vamos a establecer una vigilancia (como ministerio) de los centros que ofrecen tratamientos de deshomosexualización, en esto somos muy claros y enfáticos, no existen tratamientos de deshomosexualización".

La ministra Carina Vance ha defendido públicamente los derechos de los homosexualescon anterioridad, especialmente cuando dirigió la Fundación Causana de la capital ecuatoriana, cuando organizó y presidió desfiles de mujeres lesbianas.

Troya señaló que "para tener información real la ministra está contratando una persona para que se dedique exclusivamente al tema de esas denuncias" de los ilegales tratamientos deshomosexualización.

Paola Concha, una mujer que se define como lesbiana, relató la experiencia que vivió al ser internada cuando tenía 23 años en una de esas clínicas.

"Recibí agresiones físicas y verbales durante los 18 meses que permanecí internada en uno de esos centros. Casi a diario me golpeaban y muchas veces fui esposada a un tubo", expresó.

"Fui internada en diciembre del 2006 por orden de mi familia que quería un tratamiento terapéutico para mi, pero ellos fueron engañados. En ese momento atravesaba una crisis de identidad y viví una verdadera tortura", recordó Concha.

Troya mencionó que "la Organización Mundial de la Salud ha señalado que la homosexualidad no es una enfermedad y que por tanto no se puede plantear una curación, por lo que quienes ofrezcan tratamientos están engañando a la gente y está cometiendo una ilegalidad".

Durante los 18 meses en que estuvo confinada en un centro de tratamiento, Concha explicó que solo pudo ver tres veces a su mamá, "cada vez por 10 minutos bajo la mirada de los que se hacían llamar terapeutas y de los guardias".

Agregó que su propia madre la sacó del "tratamiento" cuando se dio cuenta de las vejaciones a las que estaba siendo sometida.

Troya indicó que "no tenemos una campaña de cierre de clínicas", aunque dentro de ciertas inspecciones y al darle seguimiento a denuncias han cerrado varias "pero por incumplir el reglamento sanitario... no podemos decir que han sido cerradas por ofrecer tratamientos de deshomosexualización".

Efraín Soria, director de la Fundación Equidad, que defiende derechos de los homosexuales, dijo a la AP que "lamentablemente la autoridad aún no toma los correctivos necesarios para regular el trabajo que hacen clínicas donde ofrecen tratamientos de deshomosexualización".

"Las pocas clínicas que se han cerrado ha sido consecuencia de denuncias judiciales particulares", aseveró.

Según Soria, esas clínicas se camuflan en tratamientos para las adicciones, pero "se aprovechan de la ignorancia de la gente que no acepta la orientación sexual de sus hijos y ofrecen el servicio de curar la homosexualidad".

Se estiman en alrededor de 200 las clínicas que ofrecen tratamientos para las adicciones, principalmente localizadas en las grandes ciudades, aunque no se conoce el número de aquellas que incluyen tratamientos de deshomosexualización debido a que siendo un tratamiento ilegal no hacen pública esa oferta.